Por Marcio Parks.

25/06/2018

TEC

En los márgenes de la ciudad

Es el turno de Tec... un artista que nada como un pez los arrecifes de asfalto, que se camufla en los márgenes de la ciudad, allí donde abunda la humedad de un sol amarillo. Su vida es una metamorfosis ambulante, una fuente de increíble imaginación, una obra imprescindible, que contribuye a la comprensión del pasado que alimenta un presente... ambiguo e incierto. “Me considero un artista urbano, me encanta pintar en las grandes ciudades”.

Algunas de tus pinturas nos recuerdan a pintores clásicos argentinos como Antonio Berni que respondió al impresionismo ¿Consideras que tu obra, de alguna forma, retoma cierta estética rioplatense?

Ustedes están mal de la cabeza, pero me caen bien por la comparación. Yo viví muchos años en Buenos Aires, tenía un taller en La Boca, y creo que inevitablemente y sobre todo si sos un artista que trabaja en la calle te influencia mucho el contexto, el entorno, entonces yo no sé donde se podrá notar, pero sé que en algún lado está. A veces, analizando un poco mi trabajo, creo que hay algún tipo de relación con el pintor de caballete antiguo, previo a la fotografía, los que simplemente pintaban lo que veían. Eso en el Río de la Plata estuvo muy presente, retratar la realidad, obviamente agregando un significado, o una resignificación. Me siento familiarizado con el hecho de dibujar la realidad. Voy a pintar en un barrio y voy con un 50% de la idea, el resto me lo termina diciendo la gente. Por ese lado el entorno te afecta, me considero un artista urbano, me encanta pintar en la grandes ciudades.

Tu obra nos pone como en una línea de tiempo, en un diálogo constante entre el pasado y el presente. La cuerda ideológica/histórica donde TEC se balancea, la bajada de línea político-cultural por llamarlo de alguna forma, esa manera simple que tenes para expresar cierta crítica o postura ante algo ¿Es una característica que siempre estuvo o más bien se fue desarrollando ante alguna necesidad?

No lo sé. Lo que sí tengo claro es que soy un artista atravesado por internet. Me agarra ya pintando en la calle, con varios años, me siento atravesado por esa revolución de la humanidad. Pero si se refieren a una cuestión histórica lineal, bueno, yo he sido exiliado político sin querer, la historia de este país me afecta un poco más de cerca, mi viejo, mi familia, fueron presos políticos, entonces eso inevitablemente en algún lado esta. No es una temática, al contrario, mis primeros años traté de despolitizar, porque me parecía la política una cuestión de mucho respeto, de mucha lectura, como para opinar o tomar cierta postura. Recién ahora me posiciono políticamente, porque ya no hay vuelta atrás, tenía miedo que con los años  yo cambiara de opinión y quedar atado a cierta posición que después no pueda sostener. Entendí el arte de la calle como una cuestión política en el hecho de hacerlo, pero no instalado en la obra. En ese sentido el pasado lo empecé a incorporar. Ahora estoy trabajando con los festejos de La Reforma Universitaria, me siento muy orgulloso que la UNC me haya dado la confianza de ser parte de algo tan importante. Hace un par de años hice una muestra en el Museo Caraffa, tomé como temática el Cordobazo, traté de simplificar de alguna manera lo que yo entendía que era el Cordobazo, un trabajo hecho con libros todos editados antes de ese hecho histórico, una obra con un poder especial, porque esos libros eran realmente los libros censurados. Tuve como dos meses en contacto con gente que había recuperado libros, desenterrado… una historia pesada.  

Creemos que tu obra toma una mayor fuerza cuando es abordada desde el punto de vista emocional del mensaje y el impacto que eso genera, que la parte meramente artística como el trazo o el color, alegre e irónico como una forma de dar ojos ante los dilemas populares, tu trabajo nos obliga a realizar una lectura analítica ¿Cómo lograr que una obra te haga pensar, descubrir cosas y reafirmar la relación con la ciudad expresado en un intenso diálogo?

Mi formación viene del diseño gráfico, el objetivo de eso es comunicar la idea de otro, entonces profesionalmente me crié sin preocuparme mucho por qué sostenía la idea, o qué era lo que había que comunicar, porque me traían el trabajo hecho y yo tenía que encontrar la mejor forma de comunicarlo. Diseñador gráfico y grafitero, paralelamente. En el graffiti siempre fui experimentando, después cuando me volqué más a una cuestión artística, desde crear tu obra, de pensar una línea, hoy hago eso, mañana tal vez esto cambie, y más o menos vas enfilando para algún lado, me costó mucho sacarme el diseñador gráfico que tenía adentro y fue un proceso largo, en el cual empecé a buscar como objetivo el hecho de partir del concepto… y no desde la estética. Tengo algunos trabajos que arrancan desde lo estético, por ejemplo una tela a veces donde la obra me va llevando, pero ya con el trabajo en la calle, y por una cuestión de cuidado, y la responsabilidad por trabajar el espacio público, empecé a intentar que esté sostenido de la mejor forma posible.

Antes de pintar un mural yo te lo puedo contar por teléfono, sino te lo puedo contar, capaz… no lo empiezo. Este mural es un libro, es un libro que se abre y adentro dice tal cosa, vos ya te lo podes imaginar, en cambio si yo te tengo que describir una pintura de Pollock, ¿como te la describo por teléfono? entonces empecé con el ejercicio de la narración, eso me llevó a tener que tener un objetivo, donde el concepto sea tan importante que yo después veré como lo resuelvo gráficamente.  En ese camino estoy ahora.

¿Tu interés por la cultura y tu preocupación por transmitir la problemática latina de ciertos sectores populares, han condicionado de alguna forma tu desarrollo artístico?

Ando mucho en barrios populares, y eso me pasa porque la recepción que yo tengo de la gente pintando en un barrio donde no hay tanto acceso a la cultura es mucho más potente, me siento más útil. Donde el arte no llega, es una realidad. Siempre tuve una atracción por lo marginal, cuando vivía en Córdoba me gustaba el cuarteto, me intriga, me gusta, me parece más rico, más interesante, en las periferias, en los márgenes de las grandes ciudades las cosas tienen más identidad. En las clases altas medio como que se empiezan a parecer y a copiarse. Cuando algo es marginal, tiene identidad.

"Siempre tuve una atracción por lo marginal, cuando vivía en Córdoba me gustaba el cuarteto, me intriga, me gusta, me parece más rico, más interesante, en las periferias, en los márgenes de las grandes ciudades las cosas tienen más identidad.".

- TEC.

Me gusta el asfalto, y São Paulo te obliga hacer todo a gran escala porque sino, no se ve. Un momento en mi vida donde comienzo a trabajar en asfalto, previo al estallido del 2001, había una sensación de inseguridad muy grande, yo vivía en Buenos Aires, la misma policía estaba secuestrando gente, o liberando zonas para secuestros express, y yo venía pintando en la calle. Era de noche y un vecino debe haber pensado que yo era un choro, me gritó, y al instante escuche un tiro. Fue un cagaso muy grande, boludo. Estaba muy tensa la cosa, yo dije: ¡boludo, me van a bajar de un tiro, o la cana o del otro lado por esto, es una guerra! La verdad, me cagué. Una época de mucha ebullición, de repente todo el mundo salió a pintar la calle, ¡que se vayan todos! Mucho graffiti, me acuerdo amaneció todo el cabildo pintado. Así que dije, bueno, voy a ver como hago para estar presente en la calle pero sin correr riesgo, y así empecé a pintar el asfalto. Pinté unos peces, sacaba fotos.

Brasil es un buen lugar para trabajar, São Paulo, veinte millones de habitantes, un país en sí mismo. Una ciudad que te inspira, mucha locura, muchas cosas mal hechas, muchas cosas hermosas, ciudad de contrastes, increíble. Todas las culturas, todas la razas, todos los problemas. La música es increíble. Me encanta estar en Latinoamérica.

El arte no necesita nada, cuanto menos necesite, mejor. Porque el arte no sirve para nada, y por eso es arte. Sino sería comunicación, sería publicidad, sería una silla. Si yo hago una silla que no sirva para sentarse, automáticamente se vuelve una obra artística. Por eso el arte es mágico, porque no sirve para nada. Es infinito.    

Mini-bio:

Nacido en Córdoba, Argentina, 1975. Vive y trabaja en Brasil y Argentina. La combinación de soportes y técnicas es la tónica del trabajo del artista cordobés, que hace de la calle su fuente de inspiración estética. Tec explora la ambigüedad de los espacios públicos y privados del arte, haciendo uso de métodos diversos: intervención perfomática, instalaciones de site-specific y videos de acción. El artista innovó y amplió la escena de arte callejero de Brasil con sus dibujos gigantes pintados en el asfalto, haciendo uso de la perspectiva a distancia. Para registrar estos trabajos, mapeando el circuito de su producción, filma y captura las imágenes con una cámara acoplada a un drone.

Ya sobre lienzo, Tec une la velocidad del action painting al rigor formal de las capas que se sobreponen en cada pintura. Su trazo y el manejo del color huyen al conocimiento establecido para instaurar por el acto creativo una nueva interpretación de lo real. Sus obras reafirman su relación con la ciudad, expresada en un intenso diálogo entre la acción y el control. Su producción en conjunto manifiesta una notable identificación con el universo poético infantil, ya sea por los grafismos, las imágenes o los colores.

Conocido internacionalmente con la muestra “De Dentro e De Fora”, realizada en 2011 en el Museo de Arte de São Paulo (Masp), Tec ya expuso sus trabajos en instituciones de ciudades como New York, Washington, Barcelona, Berlín e Colonia, y participó de ferias de arte como ArteBa (Argentina), SP-Arte (Brasil), ArtRio (Brasil) y Scope Miami Beach (Estados Unidos). A fines de año pasado, Tec pintó el mural más grande de San Pablo. El cordobés decidió utilizar su condición de artista “para dar ojos a la ceguera humana en los dilemas cotidianos”. Él abandonó el asfalto y las paredes de la ciudad para pintar la medianera de un edificio de 18 pisos. Las medidas de dicho mural son 60 x 26 metros.

Entrevista por Marcio Parks.

Imágenes cortesía de TEC

Retrato de portada por Juan Cruz Molas y Molas.

Para ir a la galería completa click aquí.

Para ver más acerca de TEC click en los siguientes links:
Instagram / Facebook / Sitio Web

-

SUBTERRANEO