LAS KELLIES

LA SED NO TERMINA.

Fueron mujeres quienes abrieron la puerta del paraíso. Por alguna razón no esperábamos esto y las cosas iban demasiado a gusto. Aún no habíamos tenido tiempo de asumir tal presencia, de describir así mismo el caos y formar sus impresiones. Ya en aquellos primeros momentos habíamos perdido terreno. Conseguir reconstruir el encuentro fue obra de la memoria y las cosas recordadas tienen tendencia a subvertir lo recordado. Como consecuencia siempre estuvieron seguras de lo ocurrido. Una expresión en esos ojos que era a la vez reservada y vagamente seductora, llevaban colores negros y lápiz de labio muy rojo.  Mientras cruzaban el umbral de lo inesperado, únicas. Tan preciosas que el mundo entero llorará.

 

Las Kellies en exclusivo con SUBTERRANEO.

Buenos Aires, Argentina.

 

 

¿Cómo surgen Las Kellies? ¿Cómo se conocieron?

SIL: Yo vivía con una chica en ese momento, por acá por San Isidro, queríamos tener una banda, estábamos solas y siempre hablábamos de encontrar alguien más. Yo tocaba la batería desde el colegio y ella quería tocar el bajo así que necesitábamos una guitarrista.

Un día fuimos a ver un amigo que teníamos en común que tocaba, ellas dos se conocían, Ceci y esta chica, nos presentó ahí… ¡ella toca la batería! ¡hey, yo quiero tener una banda! Bueno, dale le respondí, eso fue un domingo a la noche, al día siguiente ya se había conseguido una guitarra, un amplificador y creo que ya había hecho dos temas. Ahí empezó todo, hace once años atrás, 2005, invierno de 2005.

¿Ya sabias tocar la Guitarra Ceci?

CECI: Toqué piano siete años cuando era niña, después mi hermana me enseñó un par de acordes en la criolla, recuerdo saqué muchos temas de Sui Generis, jajaja, después busqué en amigos algunas referencias, tips de violas, aprendí bastante, pero yo quería tener una banda. Podría haber tocado los teclados...

 

SIL: En ese momento ninguna hubiese querido tener una banda con teclados…

 

CECI: sabelo… La banda aprendió a tocar en vivo. Era gracioso, nos disfrazábamos.

¿Ustedes ya venían curtiendo la onda New Wave?

CECI: Cuando empezamos la banda nuestros amigos nos empezaron a tirar bastante data, entonces fuimos mamando un poco de lo que la gente te tira, también hay cosas viejas que nos gustan, que no son New Wave; Billy Idol, Sumo, Inxs, los Guns, Spice Girls, Roxette. 

 

A nivel musical, ¿Cómo se lo toman ahora en comparación a la primera etapa?

CECI: Todo sale de zapadas, se graban las zapadas buenas y después vamos puliendo las partes, algunas letras salen con la zapada y otras se trabajan después, y antes creo que era lo mismo.

SIL: El primer disco (Shaking Dog) medio que ya venía con las canciones armadas, te acordás?, con las letras y las partes.

CECI: La bajista del momento necesitaba que yo le dijera todo, era lo más básico de lo básico. Yo ni  tocaba el bajo entonces los primeros temas suenan bien crudos, bajo y guitarra siempre igual.

¿Cómo era la vida antes de Las Kellies?

CECI: Siempre esperamos que sucediera algo copado. La música fue algo que hicimos siempre y de repente nos preguntamos, no tenemos otra tarea que hagamos hace tanto tiempo, entonces fue como algo dado. Cuando uno mantiene algo que perdura en el tiempo, se va creando una ilusión inconsciente que luego se materializa, en este caso Las Kellies.

SIL: Tampoco nos tomamos vacaciones, a lo sumo un mes, nunca paramos, incluso cuando se fue Sofi seguimos componiendo. 

CECI: Decimos bueno ¡ya está!, hacemos esto hace tanto tiempo, es obvio que es importante para nuestras vidas y está bueno poder desarrollar eso, todavía creemos que queda mucho por crear, la sed no termina.

SIL: Siempre que zapamos y van pasando los años aparece algo re distinto, entonces es muy rico no caer siempre en lo mismo. 

Los primeros discos tienen ese perfil New Wave, post punk, ¿no?

CECI: Son bien crudos en cuanto a la actitud punk, son discos inocentes, y pensá que nosotras estábamos abordando de la mejor manera posible algo que no conocíamos, era lo que salía.

SIL: Para mí los primeros discos son más canción que new, después con el tiempo pudimos volvernos algo más new pero eso dependía de nuestro proceso de aprendizaje y asimilación de géneros. En el tercero, Kellies Kellies, ahí ya supimos que pertenecíamos a un determinado sector, es el disco más garagero pero de algún modo empieza a definir nuestro perfil. El primero es más experimental, esta todo fuera de tiempo, el segundo (Kalimera) es el más prolijo porque se grabó todo por separado.  

 

El segundo disco lo escuchamos más detenidamente, notamos temas más largos y una búsqueda de generar colchones de coros, ¿es así?

 

SIL: Exactamente, una de las premisas de ese disco era muchas voces arengadas, bien para arriba, es muy distinto al primer disco…

 

CECI: de hecho todos los discos se diferencian mucho. El otro día nos entrevistaron en una radio y yo decía; no es que somos una cosa y después la otra, sino que somos todo, vamos mostrando partes del abanico que son Las Kellies, no queremos encasillarnos, queremos hacer New Wave, pero también queremos hacer Dub, hacemos música y eso es lo nuestro.

Los discos que fueron grabando, ¿en que punto estuvieron influenciados por la música que escuchan en el momento?

CECI: Si, todos menos el primero que no nos daba para decir bueno hagamos New, hagamos reggae, salio punk y gracias.  Pero es lo que yo digo siempre, está tocado por nosotras, entonces de alguna manera tiene siempre ese barniz que no podes evitarlo y es con elementos que tenemos, no mucho mas.

 

¿Cómo logran entrar a Europa?

SIL: Mira, es así; nosotras nuestra segunda bajista, Julia (Betty Confety), que ahora tiene su proyecto de cumbia y está a full. A ella la conocimos porque teníamos amigos en común, era la mujer de mi vecino, entonces ahí la conocimos. La primera vez que tocamos vino al show, ella no podía creer una banda Argentina que haga esa música. Después de tocar un tiempo con Julia nos dijo, nos empezó como arengar, che tendríamos que ir allá, es posible hacer un viaje y tocar, en Inglaterra van a flashear.

CECI: Sí, Julia no paraba de decir eso, era muy insistente al respecto, y nosotras dijimos che, ¿pero qué tiene de bárbaro? Y después supimos que estaba re bueno. Entendimos.

SIL: Ella lo tenia muy visualizado, yo no tenía plata y me pagó el pasaje por ejemplo, quería que lo hagamos.

CECI: Que genia Bety! sabelo.

SIL: La primera gira la hicimos en el 2009, nos preguntamos donde queríamos ir, Berlín; buscamos bares en Berlín para tocar, googleando todo, escribiendo mails, algunos te responden, otros no, y se fue armando una girita re tranqui, 15 días, 15 fechas, nos cagamos de risa. Recuerdo que fueron 15 días tomando birra y comiendo gomitas, comíamos y dormíamos re mal. Estuvo bueno. Esa fue la primera entrada.

En ese entonces, ¿conocen a alguien?, porque ustedes graban con Fire Records, ¿Cómo llegaron a eso? 

SIL: Eso fue posterior, el siguiente tour nos contactamos con una booking agency, que se encargó de conseguir las fechas y toda la bola. Esta mina nos contactó con Fire.

 

CECI: Le escriben un mail y le dice che esto te puede gustar, bla bla, me hace acordar a Slitz, y además mezclaron el disco con Dennis Bovel. A full ¡dale! Y nos agarraron y nos tienen bien agarradas. Y el asunto era para Inglaterra.  Ahí es donde pegó, parece que hay más público porque se juntan las ciudades, los países, acá las distancias son muy largas. Y lo que sucede también es que allá la gente adulta tiene una vida nocturna muy activa, se mezclan las generaciones en todos shows. Acá eso mucho no se ve. Tienen un circuito under bien delimitado.

 

(SIL: No tendría que estar haciendo esto, pasa que después en mi casa, hace como una semana que me quiero sacar el esmalte de las uñas, en mi casa siempre me pongo hacer otra cosa y nunca me hago las uñas, jajaja).

¿Por qué Las Kellies, de donde sale el nombre?

CECI: Sale de mi apellido que es Kelly, las chicas cuando estábamos componiendo el primer disco me dijeron che queremos tu apellido, ¿por qué boluda?, estaría bueno The kellies sisters, un poco inspirado en Los Ramones. Al final quedo Las Kellies.

 

SIL: ¿No tienen cambio no? por casualidad, de cincuenta pe, quiero comprar un libro.

 

¿En que creen?

SIL: Yo creo en Dios.

CECI: Si yo también.

SIL: no tuve una educación muy religiosa la verdad, mi viejo es re anti, mi mamá cuando yo era chica le pedía que me lleve a la iglesia y cada tanto me llevaba, jajaja, como cuando le pedía a mi viejo que me llevara a la cancha a ver Racing. Pero siempre tuve como una búsqueda de lo espiritual, y ahora más de grande recién puedo empezar a encontrar algo. Lo empecé a sentir más en mi misma, hay algo que está pasando y le tengo que dar un poquito más de bola. Cuando estas medio en un flash, te van pasando cosas y se van poniendo cosas en el camino, casualidades, de repente me encontré con personas que estaban también en ese flash y me vino bien. Es algo de lo que hay q estar un toque alerta, solo si tenés ganas de verlo.

¿Creen en el amor?

CECI: SÍ, yo sí, ¿Manu vos?

MANU: SÍ, de una.

SIL: De one. Sabelo. Yo creo en el amor de las personas, vivimos una época muy rara, cuesta mucho expresar amor, pero creo que es la posta.

 

¿Cómo es vivir en Buenos Aires? Lo preguntamos como un medio de Córdoba que se expande.

CECI: Martínez es otro rollo que capital, mirá, estamos al lado del río a unas cuadras de donde vivimos... estamos entusiasmadas por todo lo que se viene, lo que hay que hacer, se viene un tour que hay que planear muy bien, girar por el mundo, y Buenos Aires es una ciudad que te da muchas herramientas, creo que después de curtir micro centro podes estar en cualquier ciudad del mundo. Además  la música es un impulso de todos los días que no lo puedo detener. Buenos Aires es muy ecléctica, hay mucho para ver. 

 

SIL: Yo no me imagino haciendo otra cosa. 

¿Cómo entró Manu a la banda?

MANU: Yo las iba a ver seguido a las chicas, cuando se fue la última bajista amigos míos me dijeron che, acercate, hablales, vos que tocas el bajo, un día con coraje les hablé y pegamos onda.

CECI: Manu  nos solucionó el problema. Mas te vale nena!

SIL: ¡Te llegas a ir de Las Kellies te corto las mechas! Jaja!

 

¿Cómo fue ese cambio profundo al Dub?, ¿de dónde sale eso?

SIL: En la primera gira conocimos a los chicos de Nairobi que justo estaban haciendo su primer tour por Europa y nos cruzamos en Berlín. 2009. Cuando Ivi (Ivi Lee, cantante de Nairobi) nos vio tocar hizo en su mente un clic, ese mismo año había ido a mezclar al estudio de Mad Profesor el disco de Nairobi, y conoció a Dennis Bovel que es un man que produjo grandes bandas, Slitz por ejemplo. Entonces vio como una conexión que tenía que ver con esa época donde el punk estaba vinculado con el reggae y de la que nosotras también formamos parte de ese sacudón.  Y se nos abrió todo un nuevo panorama, rock punk, punk reggae. The Clash por ejemplo nos voló la cabeza, Madness, The Specials. 

Las Kellies -Summer Breeze. Disco: "Friends & Lovers". (2016).

¿Qué perspectiva les da conocer tantos países?

CECI: Algo bueno que nos pasó en Europa, curtiendo los tours, fue la sensación de haber vivido la vida del músico entre comillas, del rocker. Te dedicas a ser músico a cada instante, vas de un lado para el otro, vas pensando que el tiempo no te alcanza. Eso te despeja y te despega de muchas otras presiones que vivimos a diario en el lugar donde vivimos. Ese perfil te lo da viajar y conocer otros países.

Y relacionado al disco que se viene "Friends & Lovers", ¿Cómo lo grabaron?

SIL: grabamos Friends & Lovers en Demolition Sounds, el estudio de Iván Lee (Nairobi Dub) que también fue el productor del disco. Esta vez abordamos la composición desde un lugar mucho más "guitarrero" que los discos anteriores, que eran pensados más desde el beat y el groove que desde la canción rock. Veníamos haciendo canciones muy beateras, con mucho groove, influenciadas por el hip hop y el post punk más bailable de los 70 y 80. Si bien esto último sigue estando, porque es parte natural de nuestra escencia musical, esta vez quisimos pegar un volantaso y volver al origen de todo, a lo más crudo y primitivo, por eso hicimos un disco de rock, de canciones de amor, de desamor, de relaciones, de experimentar lo que te toca vivir tal como se presenta, y de disfrutar de la vida sin dar más vueltas. Lo compusimos en la sala, zappando. siempre grabamos las boludeces que van saliendo y las vamos puliendo. Respetamos casi todas las ideas que salen de esas zappadas, porque sabemos que ese momento es muy sagrado. Lo que nace en ese espacio sagrado, la sala de ensayo, en ese momento mágico en el que estás haciendo música con tus músicos más queridos, es algo muy elemental e importante como para no prestarle atención. Casi todas las ideas nos sirven, y después sólo queda trabajarlas para darles forma de canción.

Introducción por Marcio Parks.
Entrevista por Juan Cruz Molas y Molas.

Edición por Marcio Parks y  Juan Cruz Molas y Molas.

Retratos por Juan Cruz Molas y Molas.

SUBTERRANEO. 

Una mirada auténtica sobre la subcultura.

https://kellies.bandcamp.com/