ANDREA PRODAN

El Juicio Kafkiano

Por Marcio Parks

1/3/2019

Trabajó mayormente en cine y hasta llegó a compartir set con encumbradas estrellas de Hollywood y del cine del viejo mundo, pero no fue hasta la muerte de su hermano que se radicó, casi por casualidad, en Argentina, en ese reducto de las sierras de Nono, que tantos ingleses eligieron hacia fines de los 40´cuando en esta geografía se trazaban las vías del ferrocarril. Italiano, de español con tonada extranjera y pinceladas de cordobés transerrano, recibió a Subterráneo en su casa de El Huaico para hablar de arte, de rock, de la vida por el mundo y de su relación con Luca.

El Arcade

Empieza como en un portaaviones pero termina todo en el espacio, está buenísimo. Es como la evolución de uno que fue muy famoso, uno que tiene como un mega mono que aparece… ¡Boom! se enoja y manda miles de monos bombardeadores. Este —señalando un videojuego típico de la época de los fichines— está buenísimo como apareció. Estaba yendo, no sé, a Las Rosas viste, a la feria, en la Fiorino con mi mujer, en el momento veo este camión adelante con tipo diez juegos así todo amontonado ¡¿Qué es esto?! Viste, yo no soy un fanático pero el Arcade siempre tuvo sus… ¿Adónde mierda va este? Quedé medio fascinado y mi mujer ¡Oh dios! ahora se enganchó con… con el camión viste. Le digo, Gaby tenemos que ver si este chabón para, y le voy a preguntar una cosa. Gaby: ¡Oh Dios! ¡¿qué le vas a preguntar?! Veo que el chabón me está mirando por el espejo, para, baja del camión y me dice:

_ ¿Esta buscando algo?

_No, no, perdón, usted va pensar que estoy loco, yo no soy toda esa cosa que usted piensa, pero es muy raro ver un camión con todos esos cosos arriba.

_Sí! ¿Y qué?, porque yo trabajo de esto.

_Ah, sí, ¿Pero qué pasa, van a un cementerio? porque veo que son viejos.

_Y más o menos, la mayoría están como rotos, pero hay un par que andan muy bien, los alquilo por el Valle.

_Bueno, están buenísimos. Muy raro esto.

_ ¿Le puede interesar? hay dos que andan muy bien, ¿Conoce los juegos? —Era el tipo que los alquilaba en los boliches— Esta es mi tarjeta.

Se llamaba Andrés Dadá, viste, y pensé en Dadaísmo, ta bueno, ya me gusta, acá pasa algo... 

_ ¿Cuánto puede salir?

Me tiró una cifra que me pareció ridícula, era buenísimo, como por decirte ahora mil pesos.

_Se la puedo llevar, ¿Usted dónde vive?

_No, yo vivo en un lugar que se llama El Huaico.

_El Huaico, sí,  bueno, yo puedo pasar con el camión.

Un par de días después aparece acá con el camión, lo baja, lo prendió. ¡Viste! —me dijo—, mirá, si le pasa esto limpia acá, con un cepillito de dientes. Lo enchufamos y desde ese día estamos…

Si hicieron de Luca, quiero una muestra también

Bueno, esos son originales. Mirá, está muy buena la historia de estos afiches porque en un momento la Biblioteca Nacional de Buenos Aires me pidió hacer una muestra de Luca, o sea, yo publicaba historias y cosas sobre Luca en mi facebook y un periodista muy groso, que después descubrí que estaba entre mi contactos, me dice: loco, tendrías que hacer algo con esas historias, con esas fotos, ¿Alguna vez pensaste en algo? Yo conozco a la gente de la Biblioteca Nacional, creo que les puede interesar algo. El Museo del Libro de la Lengua, que es como la parte joven, que ahora  lo está cerrando este hijo de puta de Macri… así que me puso en contacto. Para mi sería buenísimo, vamos a tener que inventar una muestra sobre Luca, pero cómo agarrarlo, porque es un extranjero y ahí ponen plata para hacer cosas sobre historia Argentina, entonces le entraron por como él de alguna manera actuó sobre el idioma castellano poniéndole su locura, como el sonido de Sumo… querían hacer la muestra pero tenías que justificar frente al gobierno una razón para que el extranjero que vivió acá seis años pudiera tener semejante muestra, pero se re coparon. Así que yo fui a verlos. La idea era, yo pensé, que para hacer una muestra sobre Luca hay que hacer algo… como Luca, algo como él, como totalmente fuera de lo común, no quería ¡Ahora vamos a ver las fotos de la infancia!, todo distinto viste, entonces me invitan para escuchar ideas. Estaba todo el equipo, entonces le digo; primero seria buenísimo que, no sé, entrar como entra Luca a la Argentina, medio un asteroide, por casualidad, en el peor momento, sería bueno que el público entre a la muestra por las ventanas, y ya era como ¡Uy, este está re loco! La muestra fue el más grande éxito que tuvo el Museo de la Lengua, de todas las muestras que hizo la Biblioteca Nacional fue la que más concurrencia tuvo. Claro, el pueblo argentino no va a las muestras de… la pre-infancia de Cortázar… —se ríe— si van un par… Lo bueno que con Luca de un rato a otro cayeron viste, de Gerli… (de todos lados). Estuvo tres meses y todavía me llaman. Cuando se enteró el Indio Solari, pequeña historia paralela, los llamó y les dijo: yo quiero una muestra también para mi ahora, si hicieron una de Luca Prodan.

El día que Bob Marley iba a telonear a Sumo (los afiches)

Estos dos afiches son de los primeros shows de Sumo en Buenos Aires, el dueño les dijo:  pero, ¿El conjunto de usted, qué música hace? estaba Luca y Timmy.

_ No sé, hacemos Rock, Rock.

_ Se, se, Rock, ¿Una banda de Rock?

_ Si, Rock, Reggae.

_ ¿Qué?

_ Reggae, Reggae. Bob Marley.

_ Bueno, bueno después me lo escribís ahí en una hojita. Así que bueno, vengan a tocar el jueves
yo me ocupo, yo hago toda la publicidad.  


Hicieron todos los afiches y cuando llegó la fecha estaban yendo al lugar, empiezan a ver en todo el barrio de Abasto pegados todos esos afiches que decía “Sumo, Bob Marley”… y Timmy ¡Nooo, que boludos!, mientras Luca se cagaba de risa y aplaudiendo decía ¡Tenemos de telonero a Bob Marley, vamooo! Fueron los primeros afiches que hicieron, era increíble, año 81`. Y el otro con Alerta Roja que fue la primera banda de punk Argentina. Hay toda una historia porque después con Roma Pagana —banda liderada por Andrea— terminamos tocando con ellos, que se volvieron a juntar. Ellos estaban antes que Los Violadores, eran buenísimos. Era la única banda que le gustaba a Luca de punk Argentino, decía que ellos eran de Gerli, que eran posta.

De sueños y cantos de iglesias

Últimamente estoy teniendo muchos sueños, pero de esos que te remueven el piso, que te despertás y decís ¡Ahh… la puta madre loco!, estoy más cansado que cuando me fui a dormir, mucho tiene que ver con miedo a no saber la letra, no haber aprendido el guión  y está todo el equipo de filmación esperando. Realmente tengo que admitir que es producto de mi trabajo. Fue el cine toda mi vida, hice como 40 películas y trabajé un montón de años como actor, en Italia especialmente y en Europa. Extrañamente era como una cosa que empezó, no te digo como un juego pero… casi por casualidad esto de actuar en cine, porque yo trabajaba pero no como actor… y es como que, nunca me sentí muy cómodo con la cámara prendida y con el hecho del guión que tenés que aprender de memoria, viste… lo sentía como una especie de examen. Pero por otro lado pensás: ¡Pendejo, tenés mucha suerte! ¿Sabes?, estás trabajando de actor para una película a tu edad… Ahí te haces el juicio tipo kafkiano a ti mismo. La gente me decía ¡Che, que orto que tenés! viste, y vos ¡Guau! trabajas con esta mina. La primera fase de mi vida fue, en los ojos de otro, un gran éxito, pero en mis ojos, una especie de incomoda situación, porque yo nazco como boludo que en la clase hacía reír a los otros, probablemente por ser un extranjero en un colegio alejado de mis padres y me sentía muy vulnerable de ser un italiano en Inglaterra. Los ingleses son, no digo racistas, simplemente piensan que son superiores, o sea, no tanto como los alemanes que son más inquietantes, porque ellos piensan que son superiores y te aniquilo si no me gustas, el inglés cagándose de risa, igualmente te dice… al final ahí afuera en el mundo son un montón de mafiosos, boludos. Entonces, de alguna manera, cuando sentís que esa es la energía que te estás tirando encima, cuando sos un niño que intentas, no mimetizarte, no querés resaltar, porque ya resaltás lo suficiente por ser extranjero… me sentía útil haciendo reír. ¡Pum!, ponelo a actuar en la obra de teatro, este tiene pasta para actor.

 

Livianamente rebelde a los niveles de Luca, que me imagino, no sé… yo nunca lo vi en la escuela. Fui por pasos parecidos. Y cantar, descubrí que tenía una voz de cantante. Gracias a esta voz pasé de mi primer colegio primario a la escuela más antigua de Inglaterra, King's School Canterbury. Grabando discos de niño me llevaban de gira por toda Europa a cantar en las catedrales. Tipo, pseudos-pop, te pagaban con Coca-Cola y caramelos. Y después se me cayeron las pelotas y cambié la voz y ahí me echaron, este no sirve más, ahí empecé a escuchar Rock gracias a Luca.

A mi me vino bien Argentina

Yo no tengo una memoria prodigiosa, sólo por ciertas cosas que me interesan, casi una memoria fotográfica, mi padre por ejemplo se sabía La Divina Comedia, El Infierno, de memoria, una locura, en italiano antiguo, así que yo no tenía esa capacidad, pero memorizar algún guión de mierda que escribió un pobre chabón, con palabras que no usaría en mi vida, como me pasaba en Italia. Volvía de algún país a hacer películas en italiano, que no fue el idioma que yo estudié, lo hablaba normal pero yo nunca fui a una escuela italiana, fui educado afuera, así que siempre me sentí un impostor. Venían los directores y me decían: Andrea, sos perfecto para hacer del joven científico siciliano, aristocrático, una cara antigua, prepárenlo. Todo es una actuación, entonces estaba trabajando en un engaño tras otro, que al final me terminó matando, no me hizo bien, yo quería concentrarme también un poco en qué quiero hacer con mi vida, y cuando sos un actor tu vida no existe, tu vida es ser otra gente, y en un primer momento eso es divertido, como un juego, pero yo pienso en esos actores que fueron actores toda la vida... están re fucking locos. Yo hacía tres, cuatro películas por año, y no tenía el tiempo de pensar, loco, ¿Quién soy?  A mi me vino bien Argentina, entre una cosa y la otra terminé viviendo acá para alejarme un rato, parar la pelota. Luca ya estaba muerto, yo llegué prácticamente directo acá, o sea, la primera vez fue en el 82´, después cuando murió Luca, y después en el 95´ cuando grabé el disco “Viva Voce”.

“Cuando sos un actor tu vida no existe, tu vida es ser otra gente, y en un primer momento eso es divertido, como un juego, pero yo pienso en esos actores que fueron actores toda la vida... están re fucking locos”.


- Andrea Prodan.

Al servicio del Director, Vincenzo Verdecchi. Italia, ca.1990

Años de 'claqueta'. Ca. 1983

Filmación, Cerdeña. Andrea haciéndose el distraido/intelectual(!)

Filmación en Tunez. con Eleonora Brigliadori.

'School House', foto de mi 'casa' en King's School, Canterbury. Escuela de Andrea. Es el segundo desde derecha, sentado en el pasto.

1er show Porteño SUMO

Andrea y Luca en el escenario.

Andrea junto a Brooke Shields.

Funeral por TV.

 

La muerte siempre tiene algo de ridículo… llegamos tarde para el funeral porque lo anticiparon un día, así que llegamos al aeropuerto, 1987, un calor, yo con mi mamá, un viaje larguísimo. Llegan Timmy con Germán, lo primero que me dice es: el funeral ya fue, así que vamos a casa. Fuimos a Hurlingham. Se está preparando el té Inglés, rarísimo, era como estar en Londres, pero estás en Buenos Aires. Estábamos ahí y la madre (de Timmy) dice; start the televisión, prende la televisión y se escucha: muere el joven italo-argentino Luca Prodan. No, no cambiá dice Timmy, cambia y se escucha ‘y vamos a las noticias del día, el funeral de Luca Prodan…’ No sabíamos si apagar la tele o que hacer viste, rarísimo. Petinatto llorando, extrañamente gracioso, yo no quería sonreír pero, que raro esto, todos con las motos, es realmente Borgeano, surreal.

 

El auto fúnebre decía ‘Lucas Prodan’, él habría dicho sin S boludo, viste, no se puede luchar contra la posteridad, siempre van a escribir lo que quieren, la fama te la construyen los otros, vos estás ahí, víctima de tu misma ambición. Luca quería divertirse.

Legado familiar

 

Mi abuelo almirante de la flota Austrohúngara, mi papá capitán del barco de guerra más grande de esa flota… Cuando termina el imperio, que la Primera Guerra Mundial propia lo destruyó, no existió más de un día al otro. El chabón se queda sin barco de guerra y tiene este hijo que es Mario Prodan, que era digamos rebelde,

               mi papá era un tipo que pasa de ser hijo de milicos a un tipo que piensa que es muy abierto de cabeza pero es medio milico igual, no es que la evolución puede ser tan rápida. Y se encuentra con un hijo que es el máximo hippie de la época diciendo... ¡Que hice yo para merecerme semejante hijo de puta! No quería trabajar, fumaba ganja en casa con los amigos, armaba mucho quilombo para ese tiempo… fines de los 60´.  Yo no tengo dimensión que es mi hermano, es muy difícil encuadrar, nadie sabe lo que es la fama, yo pienso que Sting es famoso por lo que yo pienso, porque se que tiene un pueblo entero en Toscana, y es como un feudo medieval donde él es como un dios… esa es mi idea de la fama de Sting, no sé, es como relativo. Porque yo siempre pienso en mis hermanas también, yo a Luca lo tengo siempre en mi cabeza estructurado dentro de mi familia, así que… yo no estaba acá cuando el se hizo re famoso, yo vi a Sumo y canté con Sumo y los vi y flasheé, cuando era una banda relativamente chica, ahora es una cosa todavía para descubrir. Cuando murió y llegué acá y vi en el noticiero el funeral, porque llegamos tarde, estaba tan noqueado de la repentina muerte que no tenía el tiempo de estar analizando la fama que tenía. Simplemente mi madre y yo nos dimos cuenta que era mucho más de lo que habíamos considerado. No era importante, ¿Comprendes?, la fama es una cosa que es interesante mirarla pero no es tan importante, al final uno quería ver… ¿Estaba feliz? ¿Le gustaba su banda?

Esos discos hechos en París

 

Todo estos son 45 LP originales, la mitad eran de Luca, la otra mitad míos. Tengo estos 45 LP originales que Luca me afanaba de la discográfica donde trabajaba en Londres, que eran dificilísimos de encontrar, tengo alguno de los Sex Pistols que ni salieron en Inglaterra por que la reina no los dejaba, entonces hicieron fabricar 500 discos en Paris, de Anarchy in the UK, que era como un manifiesto de Anarquía que la reina dijo ¡Ni en pedo sale en mi país esta mierda!, por eso fueron a Paris. Malcolm McLaren puso la plata, la única vez en su vida creo, se hicieron estos discos que Luca al toque se afanó uno y me lo dio a mí. Me dijo ¡Guardalo loco!, este y un montón de otros discos.

1982

 

Cuando caí en el 82´ no se notaba un caos, para nada, note un país casi inquietante, Buenos Aires era perfecta, todo el mundo vestía traje, mocasines, bigote, eran increíbles, todo era cuadrado, parecían los 70` europeos, una seriedad en la calle, como rigor, mi hermana decía pero que linda ciudad, pero había algo raro viste… porque estaban todos cagados de miedo, por los milicos.

 

Cuando Luca nos vino a buscar a Retiro para tomar el San Martín, nos saludó como si nos hubiera visto el día antes, nos subimos al tren y Luca como siempre, se tira en el piso, apoyado en uno de los lados, la gente lo miraba con un odio, o sea, la guerra contra Inglaterra había terminado hace poco, recuerdo pasar por la base de Palomar y ver todos los aviones sobre la pista, a mi me encantaban los aviones de guerra, sabía el armamento que tenían los ejércitos para entonces, estaba informadísimo. Así que miré fascinado, después te cuento un par de historias que me dijo Luca.

Se me abrió como un interés nuevo, yo había viajado bastante como actor, Bulgaria, Rusia, Francia, vi varios países interesantes, pero con Argentina era distinto. Era un país del que no se sabía nada, realmente no se sabía nada, yo conocía a Borges, el tango, las cosas que uno conoce de los países, pero no mucho más. Me fascinó. Buenos Aires es bastante más parecido a Londres. Los diarios que Luca me mostró tenían atrás todos los boliches de rock con un montón de bandas, yo dije: Luca, esto es buenísimo, parece Londres. Entonces siento que descubro una ciudad de puta madre, parecía la capital de un imperio, pero ¿Qué imperio? no hay, entonces ¿Cómo es que existe una ciudad así?  Compraba revista Humor que me ayudó a comprender sobre los argentinos, desde ellos. Después empecé a leer Cortázar, Guillermo Hudson, un gran escritor, uno de los mejores escritores en la lengua inglesa es un argentino. Después me llegaron los discos de Charly que me parecían súper poéticos, momentos grosos de música.

Argentina es un bicho que está intentando continuamente encontrar una identidad dentro de toda su inestabilidad. Fue gracias a una película que me permitió tener la plata para quedarme un tiempo suficiente y radicarme, una película que se llamó La Entrega dirigida por Inés de Oliveira Cézar con María Socas y Jean Pierre Noher. Después hice dos películas Cordobesas, una fue El Jardín Primitivo dirigida por Mario Gomes, que tuvo un éxito increíble.

“Argentina es un bicho que está intentando continuamente encontrar una identidad dentro de toda su inestabilidad”.


- Andrea Prodan.

Entre lo que es falso y real

 

Estoy dirigiendo una película desde hace varios años, es un falso documental que empecé en el 98` sobre un director de cine búlgaro, Piero Stamij, un director que yo mismo inventé,  que es muy de culto entre la gente que va a festivales, un tipo muy carismático, parece un copado, seduce a todos, y cuando llega al set… es Hitler. Se transforma en una especie de bestia del sadismo, hay mujeres que mientras peor se las trata más se enamoran de él. La película tiene casi 34 horas filmadas con Susan Sarandon, Harvey Keitel, gente muy famosa del cine mundial que yo conozco por películas donde trabajé, entonces, les cuento sobre mi documental y se prestan. Yo soy Piero Stamij. Filmamos en Los Ángeles con Susan Sarandon, ella me llevó personalmente con mi amigo italiano que es el sonidista en la película, tengo filmado todo el encuentro entre Piero y Susan. Después seguimos filmando en New York, me pasaban cosas increíbles, como encontrar sets de filmación en la calle y yo me metía como Stamij, con mi amigo filmándome, y cuando el director no estaba hacía que yo estaba dirigiendo todo, una película completamente pirata, caradurísima, volvimos con una cantidad de material tremendo, algunos que vieron el material me decían como conseguiste semejante set en New York y después en Rusia… el material está en Roma.  Una de las grandes coincidencias es que, a mediados de 2018 hice un papel de una película italiana que se está filmando en Cerdeña y el director vino a rodar una parte en Argentina, mi papel es jefe de los servicios secretos italianos, un hijo de puta tremendo. Al productor, que produjo grandes películas como las de Burman, le cuento sobre Piero Stamij y el chabón me dice yo te pongo la plata, la tenés que terminar, la vamos a terminar, lo vamos hacer. Es un momento interesante, de alguna manera dirijo este proyecto a mi manera, me gusta el documental y me gusta la ficción, y esta es una película sobre el hilo muy sutil entre lo que es falso y real, porque el documental es una ficción también.

Mini-bio:

En 1983, se retiró de la Universidad de Exeter a unirse a su hermana mayor Michela en la preparación de “Anno Domini” de la International Films producción en Monastir, Túnez, producido con la NBC, una secuela de Jesús de Nazareth, que narra la historia de los Hechos de los Apóstoles, y fue dirigida por Stuart Cooper.

Andrea Prodan hizo por dos años, el operador asistente e intérprete para el director italiano de fotografía Ennio Guarnieri, las estrellas incluían a Ava Gardner, James Mason, Dennis Quilley y Fernando Rey. Apareció junto a Ava Gardner como Britannicus, futuro Emperador de Roma, usurpádo por su medio-hermano Nerón. Durante ese tiempo, filmó un cortometraje, en el Sahara, que ganó el prestigioso Premio ICA en 1984. Luego pasó a trabajar con Federico Fellini en su película “Ginger & Fred”, y en lo que fueron dos insólitos comerciales dirigidos por el gigante del Cine e iluminados por Guarnieri.

Fluido en inglés e italiano, en francés y alemán, Andrea Prodan siguió una carrera principalmente en películas italianas. En 1985, apareció en “Giochi D'Estate” y como co-protagonista en la película “Berlín Interior” de Liliana Cavani. Después de esto él apareció en películas con los hermanos Taviani, “Buenos días”, “Babilonia” y Peter Greenaway en “Il ventre dell'Architetto” o “El vientre de un arquitecto”.

En 1987, interpretó el papel de Ettore Majorana, en la película “I ragazzi di vía Panisperna” por Gianni Amelio, recibiendo elogios de prensa y público. Siguió el trabajo protagonizando películas con varios directores como Giuseppe Bertolucci , Guido Chiesa y Fiorella Infascelli.

En 1991, interpretó a un paciente con discapacidad mental llamado Marco que rompe un romance entre personajes interpretados por Bruno Ganz y haciendo equipo, una vez más, con Ornella Muti en el tercer cuento misterioso de “La Domenica” especialmente. Muti y Prodan se habían hecho amigos en el set de "Una temporada de gigantes”, una miniserie de Estados Unidos en la que interpreta al pintor renacentista Rafael Sanzio y Muti su musa, Onoria.

En 2005, trabajó con Emmanuele Crialese en la película “Nuovomondo” ganando el Leone d'Argento en el Festival de Cine de Venecia (2006).

Andrea Prodan es un genio vocal. En 1996 editó Viva Voce, un disco hecho sólo con su garganta, con toques de reggae, punk, él escuchaba la misma música que su hermano, de modo que el resultado es parecido a influencias similares, un disco que casi no tiene precedentes. Él lo explica así: "Descubrí que hago algo muy singular, que no hace mucha gente. Bueno, sí lo hace Bobby McFerrin, pero a él no le gusta el punk rock. Peter Gabriel tiene mi disco, mantenemos correspondencia. Para mí es delirante que a alguien como él le guste mi trabajo".

En 2006 formó Roma Pagana, una banda que él mismo explica: "es el lado oscuro de esta personalidad más juguetona, es más político. Nunca me interesó meterme en política pero en estos tiempos es absolutamente necesario sino sos un avestruz. Hay temas en inglés. A muchos les gusta el sonido, sin darle mucha bola a la letra. Tampoco es que estemos revolucionando el rock de acá, pero es necesario otros ritmos, variantes".

Fotografías cortesía de Andrea Prodan.

Entrevista por Marcio Parks.

SUBTERRANEO

Andrea y su madre, en el Sahara.

Andrea y su hijo Homero, primer dia en casa; Traslasierra, Cordoba. 1997.

Una de las últimas del padre de Andrea, Mario Prodan. Dorf Tirol.

Claudia Prodan (primera desde Derecha) y amigas.

La terraza de nuestra casa, Tarquinia ca. 1965

Andrea, Monica Stromp, Maite, George. George (amigo Luca y manager SUMO) y Monica (novia Luca). El bebé es Homero.

Mi padre dirigiendo una peli suya. 'Una Cruz sin Nombre'.

Cecilia (Cissie), madre de Andrea.

Luca Prodan de bebé.

Andrea y su hijo Homero, actualidad.

Fotografía tomada por Marcio Parks para la entrevista.

Retrato tomado por Marcio Parks para la entrevista.

Luca Prodan saludando frente al obelisco.

  • Facebook
  • Instagram